EL CAÑON DE DJERDAP

Las Puertas de Hierro en el cañón del Djerdap

Por su belleza y tamaño, el cañón de Djerdap no tiene rival en Europa. Se formó hace muchos cientos de miles de años con la ruptura del macizo de los Cárpatos, y por esta hendidura desembocó el Mar de Panonia. El mar ha desaparecido, y a través del cañón, de 130 kilómetros de largo, hoy día discurre el Danubio. El cañón de Djerdap es el más largo de Europa, y lo conforman cuatro cañones y tres cuencas. Sin duda alguna, el cañón más espectacular es Veliki Kazan, cuyos lados se elevan verticalmente hasta 300 metros sobre el Danubio, y se ha confirmado que el río tiene en algunos puntos la profundidad de 90 metros.

Las Puertas de Hierro

Djerdap-VelikiKazan

De Veliki Kazan se pasa a Mali Kazan, que tienen una anchura de 300 metros y está rodeado de despeñaderos arriscados. Concluye en el kilómetro 966 del Danubio, que se llama Hajdučka Vodenica. Mencionamos este sitio ya que se parece a un oasis entre moles de piedra, por lo cual los navegantes lo eligen para anclar

La Tabla de Trajano

Tabla Trajana

En el kilómetro 966 del Danubio se encuentra la Tabla de Trajano, en la cual está grabado en idioma latín que en el año 105, por orden de este emperador romano, fueron unidas las dos riberas del Danubio. Dos años duró la construcción del puente de más de un kilómetro de longitud, que unía a los hoy territorios de Serbia y Rumania. Los historiadores dicen que esta monumental obra de ingeniería fue en los siguientes mil años el puente más largo del mundo.

Cañón de Djerdap
Crucero por el cañón de Djeerdap

La abundancia de aguas, bosques, salvajina, así como el clima favorable en esta parte del Danubio, han propiciado la presencia del hombre desde tiempos remotos y el desarrollo de distintas culturas. El cañón de Djerdap es un sitio en donde se ha conservado la continuidad de la vida desde la prehistoria hasta la actualidad.

Lepenski Vir

Lepenski Vir

Los vestigios más antiguos de vida son al mismo tiempo testimonio del ascenso más importante del hombre prehistórico, marcado por la cultura del asentamiento neolítico de Lepenski Vir, cuyo punto cimero de creatividad están materializados en figuras humanas pisciformes, hechas de cantos rodados del Danubio.